Las pipas de Syaroan

Hace mucho tiempo que estoy acostumbrado al feldespato y al polvo de mármol; tanto, que el cuarzo ya no me quema los ojos. Fui el heredero del escudo Wong del lobo amarillo, pero mi vida definitiva empezó cuando intenté vengar la injusta muerte de mi padre a manos de un noble corrupto. Me condenaron de... Seguir leyendo →

Anuncios
Entrada destacada

El 9

Ignacio se levanta todas las mañanas a las 6:45, y después desayunar café y una tostada con aceite, se encamina hacia el ayuntamiento. La inercia del día a día dirige sus pasos por las calles de la capital de provincia que le vio nacer hace ya cuarenta y cinco años. Es de los primeros en... Seguir leyendo →

Adam 452K

Adam 452K aún recordaba los tiempos en los que el chip no era obligatorio por eso seguía trabajando en la OIE-‘Oficina de implantación e identificación electrónica’ que se encontraban en la planta superior del Hospital Central. No quería que ningún recién nacido quedara sin identificar, y por tanto, no registrado. Sentía un orgullo casi heroico... Seguir leyendo →

La Fata Morgana

-La tormenta está muy cerca -afirmó Duncan, apoyado en la barra del Sealkies. Contemplaba su cerveza algo preocupado pues el viento seguía subiendo y las noticias de la radio no resultaban alentadoras. - El servicio meteorológico anuncia que ‘Atila’ caerá sobre nosotros en las próximas horas -continuó. -¿Tienes miedo? ¡Bah! El viento de sur no... Seguir leyendo →

Eduardo Galeano

"De nuestros miedos nacen nuestros corajes, y en nuestras dudas viven nuestras certezas. Los sueños anuncian otra realidad posible, y los delirios otra razón. En los extravíos nos esperan hallazgos porque es preciso perderse para volver a encontrarse.'

Las luciérnagas de Alejandría están siempre de verbena

En las lejanas costas de la tierra de Kemet se asienta la ciudad de Alejandría. Bajo capas y capas de humanidad esconde su gloriosa historia narrada en muchos libros. Pero esos fueron otros tiempos que únicamente las luciérnagas recuerdan ahora. Llegaron a esta costa mediterránea al principio de todo, cuando Amón bendició al oasis de... Seguir leyendo →

Los árboles de la pimienta

Los primeros destellos del alba le devolvieron algo de tranquilidad. Agradeció que la mañana se llevara los espectros de la noche y decidió salir de su escondite. Todavía tiritaba y aquel chirriar a viejo aún resonaba en sus oídos. Se puso una camiseta, las bermudas y salió a la calle en sandalias. El sol brillaba... Seguir leyendo →

Konstantino Kavafis

Ítaca ‘Cuando partas en dirección a Ítaca, que tu jornada sea larga, repleta de aventuras, plena de conocimiento. No temas lestrigones ni cíclopes ni al furioso Poseidón; no los encontrarás durante el camino si el pensamiento es elevado, si la emoción jamás abandona tu cuerpo ni tu espíritu...'  

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: